Inicio / El Ateneo / Destacados / Valle-Inclán, el Ateneo y TVE2

El Ateneo

Valle-Inclán, el Ateneo y TVE2

El programa Imprescindibles de TVE2 ha emitido (19 de febrero de 2012) el documental De Tertulia con Valle-Inclán dirigido por el cineasta José Luis García Sánchez. El Ateneo está presente en gran parte de este docudrama en el que escritores, periodistas, humanistas y actores dialogan en la sala La Cacharrería, el despacho de Azaña y el Salón de Actos y pasean por la Galería de Retratos.

El grupo de teatro ateneísta la Cacharrería interviene también en el documental rodado para conmemorar los 75 años de la muerte del autor gallego que fue presidente de la docta casa y tertuliano de excepción. Puede verse en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/imprescindibles/

75 aniversario de la muerte de Valle-Inclán (1866–1936)

El 5 de enero de 2011 se cumplió el 75 aniversario de la muerte de Valle-Inclán, que fue presidente del Ateneo en 1932.

"Valle-Inclán era una institución en esta casa. Lo recuerdo con su enorme fuerza espiritual. Me despedí de él aquí, cercano enero de 1936, año dramático, por cierto. Me dijo que se marchaba para ser operado en Santiago de Compostela y me dio una razón que yo no entendí del todo: que como él había nacido en Galicia y había empezado sus estudios en Santiago, lo natural era que fuera allí para que lo operara un médico compostelano. El argumento no era muy convincente; pero lo que sí fue cierto es que fue para morir en su tierra”. (Texto de D.José Prat, noviembre de 1988).

Ramón José Simón Valle Peña, más conocido como Ramón María del Valle-Inclán (Villanueva de Arosa, 28 de octubre de 1866Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936), es una de las figuras claves dentro de la historia del Ateneo de Madrid, llegando a presidir la institución en 1932 y sucediendo a Manuel Azaña. Durante su escaso año en el cargo, vivió en el mismo Ateneo, en un apartamento ubicado en el edificio de Santa Catalina. A la cabeza de la docta casa, Valle-Inclán introduce cambios notorios –en un claro revulsivo a la política anti socialista de la época– como la organización del Primer Congreso de Escritores y Artistas Revolucionarios, así como co-fundar la Asociación de Amigos de la Unión Soviética.

Destacado tertuliano en la sala de La Cacharrería, con su característico ceceo, fundó en esta casa su propia tertulia, la cual fue destacada entre sus contemporáneos como una de las más importantes de aquel Madrid literario de comienzos del siglo XX. Sirvan de homenaje estas palabras para una de las figuras claves del Modernismo español.

En el Ateneo se conserva la efigie de Valle-Inclán, obra de Eduardo Vicente.

1934. Valle-Inclán habla de fútbol, el Ateneo y la furia española

Diario Ahora, 2 junio 1943. Anécdotas sobre fútbol en el Ateneo ("La furia española" y "Lagarto, lagarto").

¿Un partido de fútbol en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid? Así lo contaba don Ramón del Valle-Inclán a sus contertulios pronunciando una frase memorable: “El fútbol lo importé yo a España”. El fútbol estaba en el ambiente porque al día siguiente, 1 de junio de 1934, se jugaba en Florencia un partido Italia-España dentro del campeonato mundial. ¿Qué quería decir don Ramón? Aquí va el esperpento de una partida histórica en la que él mismo y el conde de Romanones jugaban como porteros, con un árbitro no menos ilustre, don Segismundo Moret. Dos equipos empataron en Aranjuez: el Ría de Arosa y el Alcarria. A continuación se jugó un épico desempate en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid.

Contenido relacionado

Diario Ahora, 2 junio 1943. Anécdotas sobre fútbol en el Ateneo ("La furia española" y "Lagarto, lagarto").

1934. Valle-Inclán habla de fútbol, el Ateneo y la furia española

¿Un partido de fútbol en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid? Así lo contaba don Ramón del Valle-Inclán a sus contertulios pronunciando una frase memorable: “El fútbol lo importé yo a España”. El fútbol estaba en el ambiente porque al día siguiente, 1 de junio de 1934, se jugaba en Florencia un partido Italia-España dentro del campeonato mundial. ¿Qué quería decir don Ramón? Aquí va el esperpento de una partida histórica en la que él mismo y el conde de Romanones jugaban como porteros, con un árbitro no menos ilustre, don Segismundo Moret. Dos equipos empataron en Aranjuez: el Ría de Arosa y el Alcarria. A continuación se jugó un épico desempate en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid.

Actividades

‹‹ Mayo de 2019 ››
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Colaboradores: